Blog

Cómo afectará el nuevo reglamento ePrivacy al mercado

Ideonomia

31

Ene

2018

El nuevo Reglamento de privacidad electrónica (e-privacy) que sustituirá a la directiva 2002/58/CE pretende garantizar la coherencia con el también recientemente aprobado Reglamento General de Protección de Datos. Además por todos es sabido, que este nuevo Reglamento será de aplicación directa en todos los Estados de la Comunidad Económica Europea, arrancando a la vez que el de protección de datos.
Desde la IAB (asociación de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España) se ha intentado reflejar las consecuencias para el mercado publicitario este nuevo reglamento.
Lo primero que debemos tener claro es que el citado Reglamento refuerza la privacidad de los usuarios. Se fomenta además la información que reciben sobre el tratamiento que se hace de su información y se amplían los derechos que los usuarios tienen sobre sus datos.
En las conclusiones de la IAB, no se duda que los objetivos del Reglamento de e-privacy son buenos para el mercado, pero dejan claro que la norma no puede aplicarse directamente tal y como está diseñada.
Una aplicación directa afectaría gravemente al conjunto del sector digital y tendría un impacto negativo en el desarrollo de los medios de comunicación y en los consumidores.

Evidentemente, la publicidad digital es muy importante en la economía europea y esta supone una contribución de 118.000 millones de €, además del volumen de personas que trabajan en la misma. (Se estima, según algunos estudios que en la actualidad hay más de 1.5 millones de puestos de trabajo, que dependen directamente de la publicidad digital).

La norma establece que para que se puedan instalar las comúnmente llamadas cookies y otros dispositivos de almacenamiento, que son necesarias para el funcionamiento de internet y para la publicidad digital, el usuario tendrá que configurar su navegador de internet para que se instalen, ya que por defecto este habrá de estar configurado para no recibirlas.

Actualmente la publicidad hace posible la financiación de un periodismo de calidad. Pero en el caso de que los ingresos se reduzcan, los contenidos se verán perjudicados en su diversidad y evidentemente pondrá en peligro a los publishers independientes.
De esta manera, se cree que los ingresos publicitarios podrían contraerse anualmente en más de un 30%. Este recorte afectará a todos y cada uno de los formatos vigentes en publicidad online.
Pero será la publicidad programática quien sufrirá la mayor perdida. Las reservas realizadas mediante esta fórmula publicitaria serían cercenadas en un 33%. Y más de la mitad de los publishers aventura cifras aún más elevadas. Todo ello se cifra en más de 300 millones.