Blog

La necesaria digitalización de las empresas

La digitalización de las empresas

Ideonomia

8

Nov

2017

La necesaria digitalizacion de las empresas

¿Sabías que gracias a la digitalización, la empresa española se enfrenta a la oportunidad de formar parte de la Industria 4.0?. El potencial es grande, pero aunque España ocupa el puesto catorce de la lista de digitalización de la Unión Europea, sigue muy rezagada en el sector PYMES

Llevamos tiempo leyendo y escuchando sobre la necesidad de que las compañías se enfrenten al reto de adaptarse a las nuevas reglas del juego definidas por el mundo disruptivo en el que vivimos. Para algunas, la digitalización ya empezó en la época puntocom, pero 17 años después aún hay muchas que no han sabido o no han podido aprovechar esta oportunidad para desarrollarse y crecer.  Como dijo Pierre Naterme, CEO de Accenture, “la digitalización es la principal razón de fracaso del 50% de las compañías del Fortune 500 desde el año 2000”.

Esta situación quizá se deba a que el concepto “digitalización” es muy amplio e implica analizar los procesos, las estructuras y todas las “tripas” de una empresa. Es algo que va mucho más allá de ofrecer un servicio más digital o de establecer estrategias digitales de marketing.

Subirse al carro de la digitalización supone implantar procesos más flexibles y rápidos, fabricar productos cada vez más personalizados sin disparar los costes de fabricación o mantener la comunicación con un cliente potencial que ha cambiado sus códigos de comunicación.

Es algo tan amplio que afecta a todas las compañías. Parece que las más grandes ya empiezan a entenderlo, como es el caso de Iberdrola, que en mayo de este año ganó el Premio a la Mejor Empresa en Transformación Digital en los European Digital Mindset Awards, galardón que distingue a las empresas que mejor han ejecutado el cambio del modelo de negocio tradicional al digital. También hay sectores como el del turismo, las telecos, los servicios financieros y el transporte que han asumido las ventajas competitivas que ofrece la innovación tecnológica y que ya hablan en términos de big data, IoT, robótica, impresión 3D, inteligencia artificial, o realidad aumentada.

Pero hay que pensar son excepciones dentro de la generalidad, ya que a las empresas más tradicionales y a las más pequeñas aún les cuesta asumir que tienen que afrontar su propia reinvención, la revisión de algunos de sus pilares como la cultura empresarial, la organización interna, el perfil de sus profesionales,  la forma de relacionarse con el cliente, etc.

—————————

“Las nuevas tecnologías no son una opción, sino una obligación. Su implantación debe ser transversal en las organizaciones y estar apoyada por un equipo humano que reme en el mismo sentido, la misma dirección y con la misma fuerza”

—————————

¿Dónde estamos con la digitalización de las PYMES?

Son muchos los casos en que las pequeñas y medianas empresas consideran la transformación digital más como un medio para recortar costes y ser más eficientes que como una ventaja para aumentar las ventas y la base de usuarios.

Según un reciente estudio encargado por Vodafone, el grado de digitalización de las empresas en el segmento de pequeñas y medianas es muy deficiente, ya que el 82% de los autónomos y de las muy pequeñas y el 42% de las grandes empresas confiesan no tener trabajadores especializados en digitalización, dato que confirma el Índice de madurez digital de las empresas elaborado por   Inesdi,  donde además se refleja que más de la mitad de las empresas no cuentan con un plan de ruta de Transformación Digital ni, por supuesto, con un líder senior responsable del proceso.

Además, para gran parte de estas compañías,  la digitalización no figura en sus principales preocupaciones, aunque sí confiesan que habría un driver importante que les ayudaría a cambiar de actitud, incluso por delante de la búsqueda de nuevos clientes: la eficiencia. Es decir, poder hacer o más cosas o más rápidas y por menos dinero.

 

¿Cómo avanzar?

Está claro que se están eliminando las barreras entre online y offline y que esto es especialmente acentuado en algunas actividades como la venta directa en tienda física o e-commerce.

Pero de cara al futuro hay tendencias que pueden suponer toda una revolución como el uso de wearables, la producción bajo demanda de productos personalizados o la globalización, por lo que es importante que las PYMES asuman que la clave de la digitalización son las personas y la transformación de los modelos de negocio. Por ello, es esencial que superen su miedos y se suban al carro de la transformación; sólo así podrán aprovechar las nuevas oportunidades que nacen.

Es evidente que es un asunto crítico: no adaptarse al mundo digital puede llegar a ser un suicidio profesional y empresarial.