Blog

EL USUARIO ESPAÑOL, UN CONSUMIDOR
DIGITAL AVANZADO

Somos digitales

Ideonomia

2

Oct

2014

Hace unas semanas Accenture y Ametic presentaron un interesante estudio llamado “Somos Digitales” donde se muestran cuáles son los hábitos y expectativas del nuevo consumidor digital en España, así como dar a conocer sus demandas y las tendencias de uso. El estudio es una macroencuesta realizada a un total de 23.000 personas de 23 países para conocer sus opiniones sobre el ecosistema digital. Las principales conclusiones nos indican que en nuestro país somos de los más digitales del mundo,usuarios avanzados con expectativas claras y un elevadísimo interés en la mayoría de los servicios digitales. El informe desvela seis tendencias claras de cómo somos los españoles que os detallamos a continuación:

1. El usuario español es un consumidor digital avanzado

Los españoles estamos digitalmente hablando avanzados, si nos comparamos con la media global. Casi la mitad de los consumidores de nuestro país se definen como receptivos a las nuevas tecnologías y las adoptan de forma rápida una vez que han sido lanzadas al mercado. Un dato que evidencia esta afirmación es la alta penetración de aparatos electrónicos en nuestro país, como son por ejemplo los smartphones (84%) y ordenadores personales (93%), así como un interés servicios digitales relacionados con la automoción, navegabilidad, salud, hogar y seguridad.
Este usuario brinda una gran oportunidad a las empresas de tecnología y telecomunicaciones, las cuales pueden encontrar un nuevo negocio ampliando su oferta de servicios en torno a la digitalización de las actividades cotidianas, donde se incluyan nuevos gadgets, contenidos, etc ya que el estudio destaca que tienen mayor reclamo para la compra que los habituales descuentos en precio.
2. Usuario multidispositivo

El consumidor español posee una media de seis dispositivos entre teléfono móvil, ordenador personal, TV, tableta, navegador GPS, lector de libros electrónicos, decodificador televisión/cable y sistema de entretenimiento en el coche y además, la tendencia general es de renovarlos a mejores dispositivos como a seguir aumentando su número.
Resulta especialmente llamativo, al margen de la alta penetración de los smarthphones, la alta implantación de otros dispositivos, si lo comparamos con la media global, mostrando que el usuario español asimila que cada uno de ellos tienen un uso distinto, convirtiéndose así en un usuario multidispositivo.

3. Nuevos hábitos de consumo y generación de contenidos
El vídeo es el rey del contenido, siendo el que más consumen los usuarios españoles. Esta tendencia no sólo sucede en nuestro país, sino que es algo generalizado. En todos los países los internautas prefieren el vídeo frente a otro tipo de contenido, y además el consumidor lo prefiere en streaming a la descarga (esto se hace más patente con el contenido relacionado con eventos deportivos). Por último cabe destacar que más de la mitad de los usuarios españoles consumen vídeos o películas diariamente, sin embargo acceden menos a contenidos sociales o juegos que la media global de los 23 países estudiados.

4. Los usuarios necesitan aumentar la velocidad
La demanda de contenidos y servicios digitales hace que se necesite una mayor velocidad de conexión. Sin embargo, el acceso a la conexión de fibra o 4G, se encuentra en España por detrás del resto de países de Europa, pese a que hay un consumidor preparado. Además, hay que añadir que los usuarios no están predispuestos a tener tarifas más altas para disfrutar de un acceso de mayor velocidad a Internet. Las operadoras deberán apostar por modelos innovadores que ofrezcan servicios adicionales para que los usuarios vean el valor añadido y garantizar la contratación, porque actualmente y debido a la situación económica, la posición generalizada es de contratar un servicio de internet económico con menor velocidad.

5. Flexibilidad de los modelos de pago: ¿qué y cómo pagan los españoles?
Como ya nombrábamos en el punto anterior, en los hogares españoles se sigue mostrando cierta reticencia a pagar por los contenidos, ya que se considera que deben ser gratuitos o tener un coste muy bajo. Sólo hay una excepción, cuando hablamos de gasto de servicios móviles, entonces piensa en aumentarlo. Se plantea como una tendencia adquirida a lo largo de los años, ya que en España han confluido una serie de factores que han facilitado el acceso a los dispositivos, contenido y su renovación, como la subvención de los terminales por parte de las operadoras y el acortamiento de los ciclos de vida de los productos por parte de los fabricantes.

6. El valor de la seguridad y la privacidad
Por último, respecto a la seguridad y la privacidad, prácticamente la mitad de los usuarios españoles (49%) aún no confía en la seguridad de sus datos en Internet y el 31% solo confía en sitios web conocidos. Las generaciones más jóvenes son las que más dispuestas se muestran a ceder sus datos a cambio de servicios, y por contra los mayores de 55 años son los más desconfiados. Las entidades financieras y las operadoras de telecomunicaciones son las entidades que mayores confianza deposita en ellos los usuarios. Esta confianza se podría traducir en ventas, ya que según el estudio los usuarios estarían dispuestos a contratar más servicios de las operadoras de telecomunicaciones.

En definitiva, éstas son algunas de las tendencias y desarrollos tecnológicos que están surgiendo como respuesta al nuevo consumidor digital. El reto ahora estará en poder identificar las posibles oportunidades que aparecen para cada negocio en cada sector y ser el primero en aprovecharlas.