Blog

27 septiembre: Un día para celebrar el turismo

Ideonomia

27

Sep

2017

Con motivo de la reciente celebración del día internacional del turismo, hemos considerado necesario un breve repaso sobre su incidencia en nuestro país y en el márketing.

En 2016 –año que cerró con cifras de turismo excepcionales–  España aumentó un 10% el número de visitantes extranjeros con respecto a 2015, alcanzando la cifra total de 75,3 millones, lo que supuso el 11,2% del PIB español y destacó como uno de los principales motores del crecimiento de la economía y de la creación de empleo, hecho que se repetirá en 2017 visto el incremento de visitantes en un 11,6% en el primer semestre respecto al mismo periodo de 2016.

Sólo los chinos y rusos aportaron el 41% de los ingresos extranjeros a España por compras, y es que Rusia se ha colocado en segunda posición después de China en cuota de participación de ventas ‘tax free’, destacando como consumidores de producto de lujo. No hay que olvidar que Rusia posee una población con poca tradición histórica de turismo que cada vez viaja más, que tienen niveles de renta disponible cada vez más elevados y que su nivel de gasto medio es superior al del promedio de turistas.

<<Para los rusos, los principales meses para venir a España son de junio a septiembre y predominan los turistas de clase media o media-alta y con edades comprendidas entre los 25 y los 44 años. Viajan principalmente con su pareja o su familia contratando un paquete turístico a uno de los 6 turoperadores rusos que concentran el 90% del mercado español. >>

Con estas magnitudes, es evidente que tenemos atractivos que nos convierten en el mejor destino turístico del mundo: queremos captar a un viajero al que no sólo le queremos ofrecer nuestras costas o sol, sino al que además invitamos a festivales de música, a disfrutar de experiencias relacionadas con territorios específicos como el turismo relacionado con parques de ocio y temáticos, turismo rural, de aventura, de relax o salud, gastronómico, deportivo…; o al que queremos atraer hacia el shopping, especialmente en ciudades como Barcelona y Madrid,  las más relevantes en España en esta modalidad turística según lo indica el índice The Globe Shopper Index,  que valora las 33 ciudades europeas mejor posicionadas entre los consumidores internacionales según criterios de calidad de sus tiendas, asequibilidad, conveniencia, hoteles, transporte, cultura y clima.

El Foro Económico Mundial sitúa a España como el país más competitivo en este ámbito y el más atractivo para invertir, así que el marketing turístico está en plena ebullición para elevar la demanda desestacionalizando y diversificando la oferta.

Hay marcas e instituciones que tienen claro este potencial económico y realizan acciones para atraer a este consumidor, aunque aún queda terreno por recorrer:

El Gobierno le dedica especial atención en sus presupuestos reservando fondos para la coordinación y promoción: Ha popularizado productos turísticos a través de los medios de comunicación e internet, lanzando campañas masivas en redes sociales para atraer turistas rusos, asiáticos, alemanes o ingleses. Otras iniciativas públicas incluyen la creación de un logo para identificar comercios adheridos a promociones específicas para recibir a los turistas de la ciudad, o la elaboración de spots con experiencias reales que turistas de verdad han compartido en sus redes sociales.

  • “El Corte Inglés” cuenta con un punto de información al turista donde informa de los servicios que ofrece de intérpretes, directorios de centros en varios idiomas, planos de ciudades, reservas de viajes, restaurantes o espectáculos de la ciudad, etc. Además, ofrece una tarjeta con 10% de descuento a turistas en la mayoría de sus compras.

 

 

Fuente: El Corte Inglés

 

  • Agencias, hoteles o aerolíneas han potenciado la tecnología para facilitar procesos y mejorar la experiencia del cliente: chatbots para reservas de billetes de avión,  servicios de atención al cliente a través de Whatsapp, información de servicios y productos a través de las redes sociales, tecnologías de reconocimiento de voz para controlar servicios como el encendido/apagado de luces…, realidad virtual para inspirar al viajero visualizando tours turísticos,  reconocimiento facial como sistema de seguridad en aeropuertos o control de acceso a las habitaciones, etc.

 

Fuente: CorreyVuela

 

Vemos cómo festivales, shopping, convenios culturales, sol, packs todo incluido… son ganchos para captar turistas, pero aprovechar su potencial económico implica definir nichos para dirigir el mensaje perfecto y seleccionar las herramientas más adecuadas. Por ejemplo, las parejas sin niños acostumbran a realizar turismo cultural (patrimonio, gastronomía, actividades físicas), “burgueses bohemios” muestran sensibilidad social y ecológica e interés por conocer culturas exóticas en su propio entorno, los Millennials buscan la rapidez y la inmediatez a través del móvil, aunque comparan mucho, etc.

Además, gracias a la tecnología existe un nuevo customer journey digital donde se abren más posibilidades y formas de acercarse al turista; son en definitiva: nuevos puntos de contacto. Por ejemplo, es importante tener en cuenta que el Smartphone es un accesorio que ya no se queda olvidado al visitar otro país, sino que se ha convertido en una pieza fundamental para el viajero y gracias a él (con la geolocalización, el idioma del dispositivo, el uso de RRSS, etc.) se puede conocer información muy valiosa del usuario y, por tanto, encontrar la manera de impactarle de forma personalizada.

Aprovechar el turismo requiere de esfuerzo y tiempo, pero aquellos anunciantes que entiendan este nuevo ecosistema y lo integren en su ADN tendrán más posibilidades de éxito porque lo más importante y el eje del sector turístico son las personas.