Blog

Polémica en Facebook por la filtración de datos

Filtrados 50M de usuarios de Facebook

Ideonomia

22

Mar

2018

Hace unos días, un reportaje periodístico (procedente de The New York Times y The Guardian) puso en evidencia el mal control que hace Facebook sobre los datos de sus usuarios.

La noticia indicaba que se habían filtrado los datos de 50 millones de usuarios.

Por si no tuviera poco, a esta situación se le junta las acusaciones como entorno idóneo para las fake news y su falta de rigor a la hora de controlar los contenidos y el sesgo que se realiza en la red social.

Pero todo es más difícil de lo que parece. El asunto viene del año 2014 cuando el investigador ruso Aleksandr Kogan solicitó a Facebook el acceso a datos de los usuarios para realizar un estudio del perfil psicológico de estos.

El permiso se le dio, por lo que el investigador tenía a su disposición la información de aquellos usuarios que quisieran responder a un cuestionario a cambio de dinero y, de paso, de sus datos personales a través de la aplicación My Personality.

Sin embargo, al aceptar la cesión, aquellos usuarios que tuviesen configurada por defecto su privacidad, también estaban ofreciendo el acceso a sus contactos con lo que, los 270.000 usuarios que aceptaron de manera expresa, se convirtieron en 50 millones.

Mas tarde, Kogan decidió vender los datos a una compañía vinculada con el presidente Trump. En 2015, al mismo tiempo que Facebook cambiaba sus políticas, impidiendo el acceso a los datos de contactos de los usuarios, se enteraba de la venta. Sin embargo, no fue hasta mediados de 2016 cuando solicitó la eliminación de la información.

En los últimos días y tras conocer que la historia iba a salir a la luz, Facebook ha intentado evitar su publicación incluso amenazando a los periodistas con acudir a la justicia. Además, desde Facebook se señala que la cesión inicial al académico ruso se realizó con el consentimiento de los propios usuarios.

Sin embargo, este argumento no parece convencer a las autoridades estadounidenses que ya han expresado sus intenciones de abrir una investigación.

Esta situación ha provocado que Facebook cayera un 7% en Bolsa.
La desconfianza en la compañía en los inversores es patente, y no solo afecta a la compañía, sino al propio fundador que ya lleva perdido 3.800 millones de dólares en el parqué bursátil.